Bacalao con Tomate y Pimientos

  • Bacalao con Tomate

  • Bacalao con Tomate y
    Patatas

  • Bacalao con Tomate y
    Cebolla

  • Bacalao con Tomate y
    Bechamel

  • Bacalao con Tomate
    y Pimientos


  • "Bacalao con Tomate y Pimientos"

    Receta de Bacalao con Tomate y Pimientos





    Aquí tenéis una estupenda receta con la que preparar un completo bacalao con tomate y pimientos, una receta muy sabrosa y saludable, que podrás tener lista en poco tiempo.

    Ingredientes:

    - Tres o cuatro trozos de bacalao
    - Dos o tres pimientos de freír
    - Una cebolla grande
    - Dos dientes de ajo
    - 300 gramos de tomate triturado
    - Harina
    - Aceite de oliva virgen extra
    - Sal


    Preparación:

    Si te gusta utilizar bacalao en salazón a la hora de hacer recetas de bacalao, sabrás que tienes que dejarlo metido en abundante agua unas 24-36 horas antes de poder cocinarlo, cambiando el agua cada varias horas, para dejarlo totalmente desalado. Otra opción es emplear bacalao fresco, que podrás utilizar directamente, o bien un bacalao congelado, que solo necesitas descongelarlo unas horas antes. La receta la puedes hacer con cualquiera de ellos, así que hazlo según tu elección, ya que la elaboración es similar.

    Y para comenzar la elaboración de la receta, nos ponemos manos a la obra con la preparación de esta riquísima salsa de tomate casera que vamos a hacer para acompañar los trozos de bacalao. Como siempre os decimos, lo mejor es comprar unos buenos tomates maduros para conseguir el mejor sabor en la salsa, algo que es más fácil hacer en verano, dónde tenemos los mejores tomates frescos. El resto del año los tomates nunca tienen el mismo sabor, así que un truco para estos casos es sustituirlos por una lata de tomates pelados enteros o tomate natural triturado, que también da buen sabor a la salsa de tomate casera.

    Suponiendo que vamos a usar tomates naturales, habrá que lavarlos bien bajo el grifo, ya que suelen tener algo de suciedad aunque parezcan muy limpios. Al acabar los partimos en mitades y les quitamos las semillas de dentro, al menos la mayor parte, para que la salsa de tomate resulte más fina. Si queremos pelarlos, sobre todo si son tomates de piel gruesa o dura, les hacemos unos cortecitos en la base, formando una cruz, y los metemos en agua hirviendo unos 20 o 30 minutos, para escaldarlos. Después los dejamos enfriar y ya podremos pelarlos fácilmente tirando de las tiras de piel que se habrán despegado de la pulpa.

    Una vez los tengamos ya limpios de semillas y/o pieles, trocearemos bien los tomates, o si lo prefieres puedes triturarlos con un pasapurés o batidora o rallarlos, para facilitar su posterior cocción para la salsa. Después lavamos los pimientos y los cortamos en tiras de un tamaño similar, y también pelamos y picamos los ajos en láminas, y las cebollas en forma de juliana, con un grosor similar al de los pimientos que hemos troceado. En una sartén amplia echamos un buen chorreón de aceite de oliva virgen, cuando esté a buena temperatura sofreímos en ella los ajos, la cebolla y los pimientos, con un puñado de sal para que se poche todo más fácilmente.



    Sofreímos estos ingredientes a fuego medio hasta que veamos que cebolla y el pimiento comiencen a ablandarse bien, cuidando que no se quemen los ajos sobre todo. Vertemos en la sartén el tomate que preparamos antes y durante unos 30 o 35 minutos cocinamos a fuego suave, removiendo de vez en cuando, para conseguir una salsa de tomate espesa y bien cocinada, para que resulte bien sabrosa, algo que se consigue siempre que se haga la salsa de forma lenta y durante el tiempo suficiente. Si pruebas el tomate y queda algo ácido, puedes añadir un poco de azúcar para rebajar esta acidez.

    Mientras se termina de hacer la salsa de tomate, vamos a enharinar el bacalao, que previamente lavamos bajo el grifo y escurrimos bien, y lo vamos a freír en aceite de oliva virgen muy caliente, ya que lo que queremos es que nos quede muy frito por fuera y jugoso por dentro, así que hazlo durante un minuto por cada lado más o menos. Escurrimos las piezas y las metemos en la sartén con la salsa de tomate ya lista, y mantenemos a fuego suave unos minutos por cada lado, para acabar la cocción del interior del bacalao, y después servimos bien caliente este estupendo bacalao en tomate y pimientos, que esperamos que os encante.