Bacalao con Tomate y Patatas

  • Bacalao con Tomate

  • Bacalao con Tomate y
    Patatas

  • Bacalao con Tomate y
    Cebolla

  • Bacalao con Tomate y
    Bechamel

  • Bacalao con Tomate
    y Pimientos


  • "Bacalao con Tomate y Patatas"

    Receta de Bacalao con Tomate y Patatas





    Esta receta para hacer bacalao con tomate y patatas es una de las recetas más completas que te ofrecemos, ya que además de su facilidad de preparación resulta muy sabrosa y completa para un almuerzo del día a día.

    Ingredientes:

    - Dos o tres buenos trozos de bacalao
    - Dos o tres patatas medianas
    - Una cebolla grande
    - Tres dientes de ajo
    - 300 gramos de tomate triturado
    - Sal
    - Aceite de oliva virgen extra
    - Harina


    Preparación:

    A la hora de preparar esta receta de bacalao con tomate y patatas hay que tener en cuenta que según el tipo de bacalao que vayamos a emplear, su elaboración puede variar, ya que si te decantas por emplear bacalao en salazón debes tener en cuenta que deberás dejarlo metido en agua fría entre 24 y 36 horas antes de hacer la receta, cambiando el agua cada 4 o 5 horas en ese tiempo, así quedará bien desalado. Si empleas bacalao congelado deberás tenerlo ya descongelado a la hora de cocinarlo, mientras que si empleas bacalao fresco, se puede cocinar directamente.

    Una vez que tenemos ya el bacalao listo para cocinar, vamos a preparar primero las patatas, las cuales vamos a lavar bien bajo el grifo y las ponemos a cocer en una olla con abundante agua, y las vamos a dejar hasta que queden bien cocidas, que estén tiernas por dentro y por fuera. Dependiendo del tipo y tamaño de las patatas pueden tardar más o menos en estar listas, pero con unos 30 minutos suele ser suficiente para tenerlas bien tiernas. Al acabar se dejan escurrir y enfriar del todo antes de prepararlas.

    Mientras se van cociendo las patatas, vamos a ir preparando la salsa de tomate, la cual os recomendamos preparar usando tomates naturales, sobre todo si es la época en la que los tomates son más sabrosos, y no es otra que el verano. El resto del año también tenemos tomates en cualquier frutería o supermercado, pero si no los encuentras de buena calidad se pueden sustituir por una lata de tomate natural triturado o tomates pelados en conserva, que resultan una buena opción para que la salsa resulte sabrosa.

    Si empleamos tomates naturales los vamos a lavar con agua y después los partimos por la mitad y les quitamos las semillas del interior. Si eres de los que prefiere pelarlos previamente, lo mejor para hacerlo es hacerles unos cortes en forma de cruz en su base y después escaldarlos durante unos 20 o 25 minutos en agua hirviendo, así al acabar podrás pelarlos simplemente tirando de la piel desde los cortes hacia arriba, y quedarán bien pelados. Este paso es opcional, hazlo según prefieras servir el tomate.



    Una vez tengamos los tomates listos, tanto si los hemos escaldado como si no, vamos a trocearlos en trozos pequeños para cocinarlo mejor, aunque si lo prefieres se pueden triturar o rallar, otra forma de dejarlos listos para hacer la salsa de tomate. A continuación pelamos los ajos y la cebolla y los cortamos en trozos, los ajos en láminas y la cebolla en juliana o en trocitos. Calentamos a fuego medio una sartén de buen tamaño con aceite de oliva virgen, para sofreír los ajos y la cebolla, con un poco de sal por encima para ayudar a pochar la cebolla, hasta que la cebolla quede bien pochada removiendo para que no se quemen.

    Entonces echamos todo el tomate en la sartén y dejamos cocinar a fuego lento unos 30 o 35 minutos, así se irá espesando la salsa de tomate casera, que siempre queda mejor cuanto más despacio la cocinemos, así que si no tienes prisa por dejarla lista, hazlo con paciencia. Al mismo tiempo que se va haciendo la salsa de tomate, lavamos el bacalao bajo el grifo, lo escurrimos lo enharinamos por todos lados, para ponerlo a freír levemente en una sartén con aceite de oliva virgen bien caliente, de forma que quede bien frito por fuera pero jugoso por dentro.

    Una vez que la salsa de tomate se haya cocinado bien, la pasamos por el pasapurés o la batidora para dejarla bien fina, la volvemos a echar en la sartén al acabar y metemos el bacalao frito en la misma, y acabaremos de cocinarlo 5 o 6 minutos a fuego suave, así el bacalao tomará el sabor del tomate y acabará de hacerse por dentro. Mientras tanto pelamos las patatas cocidas y las cortamos en rodajas no muy gruesas. A la hora de servir el plato colocamos unas rodajas de patata en la base, y por encima echamos una buena cantidad de salsa y los trozos de bacalao, y lo servimos siempre en caliente. Y así de sencillo tendrás listo este rico y completo bacalao con tomate y patatas.