Bacalao con Tomate y Bechamel

  • Bacalao con Tomate

  • Bacalao con Tomate y
    Patatas

  • Bacalao con Tomate y
    Cebolla

  • Bacalao con Tomate y
    Bechamel

  • Bacalao con Tomate
    y Pimientos


  • "Bacalao con Tomate y Bechamel"

    Receta de Bacalao con Tomate y Bechamel





    Una verdadera delicia es esta receta de bacalao con tomate y bechamel que te proponemos aquí. Una receta que si no has probado te va a sorprender, ya que resulta una perfecta combinación de sabores y que no es demasiado complicada de preparar.

    Ingredientes:

    - Cuatro trozos de bacalao
    - Una cebolla grande
    - Dos o tres ajos
    - 150 gramos de tomate triturado
    - Harina para enharinar
    - Aceite de oliva virgen
    - Medio litro de leche entera
    - 60 gramos de mantequilla
    - 60 gramos de harina
    - Sal
    - Pimienta negra molida
    - Nuez moscada


    Preparación:

    La preparación de esta receta la haremos empleando cuatro trozos de bacalao fresco, que el pescadero te podrá cortar y preparar según le digas, y con los que hacer un plato para dos o tres comensales. Si necesitas más cantidad deberás modificar los ingredientes en función del número de comensales que tengas para comer. En cuanto al bacalao, se puede sustituir por bacalao en salazón, pero este tipo de bacalao hay que dejarlo en remojo entre 24 y 36 horas antes, cambiando el agua varias veces en ese tiempo para que el bacalao quede totalmente desalado.

    Con el bacalao ya listo para cocinar, nos ponemos a preparar la salsa de tomate casera para acompañarlo. Lo normal es emplear tomates naturales para ello, sobre todo en verano, que es cuando resulta la mejor época para encontrar tomates sabrosos y de calidad, pero si no tienes o no los encuentras buenos, puedes utilizar tomate natural triturado de lata, que en estos casos resulta una opción interesante, sobre todo si compras alguna buena marca. Si tienes poca práctica en la cocina también puedes emplear este tipo de tomate, por comodidad y facilidad.

    Si empleamos tomates naturales vamos a lavarlos bien bajo el grifo, para quitarles la suciedad que pudieran tener, después los cortamos en mitades y les quitamos las pepitas del interior, al menos la mayoría. Adicionalmente hay quien prefiere pelarlos antes de cocinarlos, Si quieres quitarles la piel, puedes escaldarlos en agua hirviendo durante unos 20-25 minutos, para facilitarlo. Una vez acabemos de preparar los tomates, los vamos a trocear en pequeños trozos, o si lo prefieres puedes triturarlos o rallarlos.

    Después dejamos pelada la cebolla y cortada en juliana, y los ajos los pelamos y laminamos. Ponemos a calentar un chorreón de aceite de oliva virgen en una sartén de buen tamaño, y sofreímos a fuego medio los ajos y la cebolla, con sal por encima para pochar bien la cebolla. Cuando la cebolla empiece a pocharse, echamos todo el tomate en la sartén y cocinamos a fuego suave unos 25 o 30 minutos, para que la salsa de tomate casera vaya espesándose y cocinando de forma que quede bien sabrosa al cocinarla a fuego lento.



    Al mismo tiempo que cocinamos la salsa de tomate, vamos a preparar la bechamel, que si quieres ahorrar tiempo puedes comprarla ya hecha, aunque la mejor en cuanto a sabor siempre es la casera. Para hacerla empezamos poniendo la mantequilla en la sartén dónde vayamos a preparar la bechamel, y a fuego medio la derretimos totalmente. Cuando esté derretida, añadimos poco a poco la harina, y vamos removiendo hasta que se integre totalmente. Debe quedar una mezcla cremosa, que mantendremos unos minutos a fuego medio y sin dejar de remover, para que la harina se cocine bien.

    A continuación vamos a verter la leche, pero lo hacemos poco a poco, y mantendremos a fuego lento removiendo sin parar varios minutos, hasta que la bechamel adquiera la textura correcta. Tras verter la leche, agregamos sal, nuez moscada y pimienta molida, con cuidado de no pasarnos con las especias, ya que no queremos que el sabor de la bechamel se descompense, pero se dejen notar en el sabor final. Cuando la bechamel quede con el espesor que te interese, en este caso que sea más bien espesa, retiramos la sartén del fuego.

    Por otro lado lavamos los trozos de bacalao, los escurrimos y los vamos a pasar por harina, para dejarlos bien enharinados por todos lados, y después los vamos a freír levemente con aceite bien caliente, para que queden dorados por fuera, bien fritos, pero jugosos por dentro. Los escurrimos y esperamos a que la salsa de tomate quede bien cocinada, entonces introducimos el bacalao en la misma y cocinamos 4 o 5 minutos por cada lado a fuego suave. Y al acabar servimos los trozos de bacalao con tomate y por encima echamos una buena cantidad de bechamel caliente, y a disfrutar de este rico plato de bacalao con tomate y bechamel.